Masculinidad y feminidad recreada en la ficción

El modelo hegemónico (tradicional) de masculinidad, o masculinidad hegemónica (hombre fuerte, dominante, astuto…) se construye cada día, en cada escena de nuestra vida. La ropa, los juguetes, la decoración del cuarto… Aún no ha nacido el bebé, pero si los papás conocen el sexo de su hijo/a comienzan a elaborar diferentes expectativas según se trate de un niño o de una niña.

 

En la publicidad, las mujeres aparecen como consumidoras o seres cuyo objetivo primordial parece ser conquistar y retener a un hombre. En muchos de los anuncios se presenta a la mujer como esposa/ama de casa y madre solamente; no trabaja fuera del hogar. Los hombres suelen ser representados en profesiones de más estatus social: políticos, deportistas o empresarios, y muy pocas veces aparecen en anuncios relacionados con el mantenimiento del hogar.

 

Con frecuencia prevalece la consideración de la mujer como objeto sobre la persona, utilizando su cuerpo como reclamo, a la vez que reitera su papel dependiente del hombre. Se transmite la posición de autoridad masculina usando su voz en off en anuncios, etc. Se supone y se muestra que las mujeres toman la decisión de compra en productos poco costosos y relacionados con el hogar (lo opuesto a los hombres), lo que refleja que las mujeres no deciden en cosas importantes.

 

La presencia de los hombres en las noticias difundidas es casi cuatro veces superior a la de las mujeres, que cuando protagonizan las informaciones lo hacen principalmente en calidad de víctimas o en ámbitos banales como famosos, moda y entretenimiento.

 

La masculinidad hegemónica acentúa el dominio del hombre sobre la mujer, la fuerza física, la agresividad, la tendencia a la violencia, la inexpresividad emocional y la competitividad.

 

Descubre a la familia Camacho en esta serie titulada ‘El sexo débil’ que emite www.argostv.com |
DANTE: http://yalosapo.com/ueqd | ÁLVARO: http://yalosapo.com/uer8 | JULIÁN: http://yalosapo.com/uerd | AGUSTÍN: http://yalosapo.com/uerf