HOMOCIRCUS, PERSONALMENTE.

Rafa Soto, autor de la exposición y el libro “Homocircus” nos cuenta:

En 2005, sin calcularlo demasiado, me encontré dinamizando un grupo semanal de hombres. Un grupo donde plantearnos, desde la perspectiva de género, el tema de la igualdad y la violencia.

Utilizábamos materiales para el trabajo con hombres: los “micromachismos” de Bonino, Las 7 Ps de Kaufman, artículos de Sergio Sinay, el “Rehacerse hombres” de Kreimer,… Estos autores habían traducido la palabra género para que dejará de ser “una cosa de mujeres” y nos pudiéramos ver los hombres a través de ella. Vernos, responsabilizarnos, desaprender y transformarnos.

Dos años después quise dar otro paso e ilustrar lo aprendido con imágenes. Para ello busqué la complicidad de Antonio Zamorano y su “Circo de cobre”, que eran esculturas de personajes circenses en diferentes materiales tras las cuáles se adivinaba una historia de valores y actitudes humanas que conectaban con los planteamientos igualitarios a los que me estaba abriendo y compartiendo con otros hombres.

Con la ayuda de Antonio dibujamos diferentes personajes del circo que serían el hilo conductor de la exposición “HOMOCIRCUS, del Macho al Hombre en Construcción”.

imagenes-expo

Me encontré entonces con un doble resultado:

  • Pude integrar personalmente la experiencia vivida, la observación de la realidad desde un punto de vista concreto: la perspectiva integral de género.
  • Y fui desarrollando un instrumento profesional.

Mirar la vida -las personas, los colectivos, la economía, la política, las relaciones humanas, las de pareja, el amor, la sexualidad, el trabajo, etc- desde la atalaya del género me dio la posibilidad de ampliar mi entendimiento y fundamentar una nueva forma de vivir.  Trabajar con imágenes y breves textos “auxiliares” facilitó un puente para hacer accesible el conocimiento. Además se trataba de una herramienta específica para hombres, independientemente de que pudiera resultar útil para las mujeres.

Homocircus ha dado ya algunas vueltas por nuestra geografía e incluso ha llegado a cruzar el charco, teniendo frecuentemente una respuesta positiva. Ha servido de base para talleres de concienciación sobre el sexismo y la violencia de género dirigidos a un público variado, dejando impresas en las retinas las imágenes del circo y despertando interrogantes.

Publicar este libro, basado en la exposición, es cerrar una etapa celebrando y agradeciendo lo que me ha aportado.

portada homocircusAbren el libro tres breves colaboraciones de personas maestras para mí:

  • Ángel Idígoras, artistahumilde, mago y buena persona. Un modelo de optimista ternura que conecta el arte con la vida.
  • Encarna Sedeño, mujer comprometida con la igualdad y profesional de larga y fructífera experiencia. La que me metió en todo esto.
  • Y Antonio García, hombre por la igualdad. Con sus certeras intuiciones me ayudó a hacer del cambio hacia la igualdad una ruta más amable, y en compañía.

La exposición: imágenes y textos que invitan a reflexionar desde lo personal y lo social. Y para cerrar, unas claves para facilitar el uso del libro como herramienta educativa.

Espero que les guste.Foto-Rafa-Soto