Construyendo la masculinidad a través del lenguaje

Uno de los instrumentos de socialización del género es el lenguaje. El uso del genérico masculino, de hombre y hombres en un sentido universal, ha ocultado o desdibujado la presencia, las aportaciones y el protagonismo de las mujeres.

Las mujeres en el lenguaje habitualmente son presentadas como personas que dependen y forman parte del mundo masculino, en función del mismo y no como protagonistas. El lenguaje, como el género, no es algo estático, inamovible, sino que como instrumentos culturales ambos se van modificando para adaptarse a la realidad de la que surgen y a la que pertenecen, a su contexto social y cultural.

También muchos de los parámetros actuales del uso del poder, asociados tradicionalmente a valores patriarcales, deben ser revisados y modificados por aquellos/as que ostentan responsabilidad política. “Cuando nací las expectativas hacia mí, en lo que respecta al género, eran como todo buen hijo, que fuera heterosexual, exitoso, fuerte, prudente, disciplinado. Además, se me permitiría que fuera un poco despreocupado con los quehaceres domésticos, promiscuo, superficial…”. Las expectativas hacia nosotros como hombres transmitidas a través del lenguaje y otros mecanismos son muchas, nos van imprimiendo una forma de hacer, pensar y sentir, que normalizamos y reproducimos, y que a veces nos incomodan o incluso oprimen.

La Academia de la Publicidad ha descuidado, tal vez sin saberlo, su visión de género, con un homenaje a la Real Academia de la Lengua (RAE), en un vídeo que no tiene desperdicio desde el punto de vista de las relaciones entre hombres y mujeres. Lejos del lenguaje menos apropiado o incorrecto empleado en el vídeo, hay algo que ni se cuestiona, y es el rol del hombre y de la mujer en la familia heterosexual.

El lenguaje nos marca profundamente, por eso queremos enviar desde aquí un homenaje a instituciones como la RAE, que al margen de sus múltiples logros contribuyen de un modo u otro a ensalzar, perpetuar e institucionalizar las diferencias de género a través del lenguaje.

Te invito a que te pongas las gafas de género para ver este vídeo: 300 años de la RAE: Limpia, fija y da esplendor.