CIBERACOSO y otras formas de violencia en Redes Sociales

Según el análisis de 400 estudios realizados en el contexto europeo sobre los riesgos asociados al uso de las TIC, el 50 % de las y los adolescentes europeos ha dado información personal online, el 40 % ha visto pornografía online, el 30 % ha visto contenidos violentos y el 20 % ha sido víctima de cyberbullying (acoso virtual por parte de sus iguales).

Sin embargo, el análisis general de las estadísticas sin ser desagregadas por género no permite conocer ni reconocer si los riesgos del uso y la exposición personal en las redes sociales afectan especialmente al colectivo femenino, o en qué medida. Así, un estudio realizado en 2010, preguntaba a las y los adolescentes si habían utilizado Internet para perjudicar a alguien (con el envío de fotos, vídeos o comentarios), o si habían sido perjudicadas o perjudicados por alguien, encontrando diferencias en cuanto a que las chicas se percibían más víctimas que los chicos y ellos reconocían en mayor proporción haber sido perpetradores de ese comportamiento.

En ese sentido, varios estudios apuntan a la existencia de diferencias significativas de percepción entre chicas y chicos sobre comportamientos que tienen que ver con la violencia o el acoso. Así, parecen existir diferencias de género que tienen que ver con el reconocimiento de la desigualdad de género y el sexismo en las redes sociales: una aproximación cualitativa al uso que hacen de las redes sociales las y los jóvenes un comportamiento propio como agresivo (Corral, 2006) por el que los chicos minimizan las agresiones ejercidas y las mujeres minimizan las recibidas, así como diferencias en la vivencia de ambos sexos ante una agresión (Meras Lliebre, 2003), apuntando que las consecuencias para ellas suelen conllevar tristeza, miedo e impotencia, mientras que ellos describen sentimientos de rabia con mayor frecuencia que de tristeza.

Estas diferencias de género en cuanto a la percepción de la violencia psicológica y su tolerancia (incluyendo en ella el acoso y control virtual) fue constatada así mismo en un estudio sobre percepción de la violencia psicológica realizado por Sortzen, en el que se encontraron diferencias importantes según sexo sobre la percepción que supone un comportamiento de acoso. En ese sentido,

«Te hace más de 10 llamadas o mensajes al día» era considerado un comportamiento cariñoso y de interés por parte de su pareja, minimizando el componente de control, por el 37,3 % de las chicas, con un grado de importancia de 0,95 (de 0 a 5); sin embargo, el 76,3 % de los chicos identificaba claramente esas llamadas como una forma de control que ejercían sobre su pareja y le adjudicaban un grado de importancia de 2,64. O sea, donde ellas veían cariño e interés, ellos sabían que estaban controlando.

Control

¿Le darías la contraseña de tu facebook o correo a tu pareja si te la pide?

Hay varones jóvenes que pretender ejercer un control sobre sus parejas femeninas, vigilando constantemente sus acciones en plataformas como WhatsApp, tuenti, facebook o Twitter, por ejemplo:

  • el tiempo que éstas se conectan
  • las fotos que comparten
  • la ropa que eligen para sus fotos de perfil
  • los contactos de su agenda, etc.

Celos y chantaje

  • “Si me quisieras, no tendrías necesidad de tener “tantos amiguitos”
  • “Por qué le has comentado su foto? ¿Te gusta más que yo?”
  • “Has añadido a otro chico ¿de qué le conoces?”
  • “Si me quieres, demuéstramelo delante de tus amigos”.
  • “No es que no me fíe de ti, no me fío de ellos ¿por qué no le eliminas?”
  • “Si lo dejamos, será por tu culpa”

Amenazas y humillaciones

  • “Si me dejas, voy a publicar las fotos que tú y yo sabemos… voy a decir lo que hicimos…”
  • Como me dejes, te arrepientes
  • Le voy a contar a todo el mundo lo guarra que eres
  • Comentarios que tratan de ridiculizar a la pareja-expareja

Ciber acoso

  • El 15% de las adolescentes afirma que su novio o exnovio utilizó sus contraseñas
  • 1 de cada 4 las chicas dice que su novio o exnovio la vigila a través del teléfono
  • El 23% confiesa que su pareja la ha tratado de aislar de sus amistades
  • Más de un 12% de los adolescentes no consideran ciertas conductas de control como maltrato.

Es importante mantenernos atent@s a estas nuevas formas de ciber-violencia de género, de modo que podamos prevenirlas, detectarlas y reaccionar ante ellas.